Plan de incentivos de Blesa para desprenderse de las 4.500 viviendas de Caja Madrid.

El Banco de España obliga a las cajas y bancos a crear unas provisiones del 10% del valor del inmueble en cartera y de otro 10% si transcurrido un año no se ha vendido, lo que es una losa de tremendo peso sobre lo hombros de las mayores inmobiliarias españolas en este momento, las entidades financieras.

Caja Madrid por su parte tiene una losa que pesa 1.145 millones de euros de la que quiere desprenderse, motivo por el cual Miguel Blesa ha puesto como objetivo a sus empleados el vender 4.500 pisos durante 2010, lo que tocaría a una media de 2 pisos por oficina bancaria teniendo en cuenta que tienen casi 2.200 de ellas.

Para incentivar su uso los comerciales que consigan sus objetivos recibirán una gratificación económica y de un viaje, cosa que algunos ya consiguieron en el 2009, año en el que Caja Madrid consiguió vender 600 viviendas a un precio medio de 166.000 euros.

Esas 4.500 viviendas supondrían un 70% del saldo de pisos en su haber y obligarían a la entidad madrileña en caso de no venderse a crear una provisión por 114 millones de euros a final de año. Por contra, si trasladamos el precio medio del piso vendido en el 2009, en caso de vender su totalidad la entidad se embolsaría 747 millones de euros, una cifra inferior a lo desembolsado en 2007 por una torre en la Ciudad Deportiva, 815 millone de euros, y que pasará a ser la nueva sede en verano de 2010. Las localizaciones actuales de las unidades de negocio se encuentran en venta y alquiler, como en el caso de la mítica torre de KIO.

Sin comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, como casi todas, y la ley nos obliga a avisarte. Si continúas navegando estarás dando tu consentimiento a la política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR