Seguros para proteger tu hipoteca.

Entre otras cosas sirven para evitar sustos en las subidas de Euribor o para evitar que la familia herede la deuda. Aunque no es obligatorio el 70% de los que formalizan en la actualidad una hipoteca los suscriben.

Suelen presentarse en las siguientes modalidades:

  1. Seguro de crédito: cubre a la entidad financiera del riesgo de que el cliente no cumpla sus pagos. Por ejemplo, por sufrir un despido.
  2. Protección de pagos: en caso de fallecimiento o invalidez del cliente se cubrirá el resto de hipoteca, para que los familiares no hereden la deuda.
  3. Seguro de cobertura: Si los tipos de interés suben por encima de un determinado nivel, el banco o la caja te indemniza por la diferencia.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, como casi todas, y la ley nos obliga a avisarte. Si continúas navegando estarás dando tu consentimiento a la política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR