El peligroso antecedente islandés de Icesave.

Bajo la amenaza del FMI y de los dos países más afectados, Inglaterra y Holanda, los islandeses han votado en referéndum no garantizar los fondos de los ahorradores de Icesave, un banco online que ofrecía cuentas y depósitos atractivos y propiedad de Landsbanki, ya nacionalizado.

Mientras los años que operó en Europa siempre publicitaron a sus clientes que garantizaban sus depósitos al igual que el resto de bancos que operaban, sin embargo ahora alegan que la situación es extraordinaria, que el tamaño del banco es desmesurado comparado con el PIB del país y que los ciudadanos no tienen que pagar la mala gestión del banco.

Me parece una razón bastante hipócrita por parte de sus ciudadanos (y por extensión sus representantes políticos), que no consideraron un problema el tamaño que iba alcanzando el banco mientras supusiera ingresos para el país y sí ahora, cuando les toca asumir al menos los 20.000 euros por depósito. Un tamaño que desde luego no alcanzó de la mañana a la noche.

El dueño del banco es ahora el estado, cuyo Fondo de Garantía de Depósitos sí recibió aportaciones del banco proporcionalmente a su tamaño y en la forma convenida por el gobierno. Fondo que en teoría se constituye para estas situaciones excepcionales y no cuando para cuando las entidades financieras tienen una situación normalizada.

Además tanto el gobierno británico como el holandés ofrecen financiación a Islandia para asumir el coste de estos pagos en unas condiciones bastante mejores que las que puede conseguir en el mercado internacional, algo por lo que sí se debería de quejar los ciudadanos de dichos países. También se deberían de quejar el resto de bancos que intentaban competir en la misma situación que la entidad islandesa y que esta historia nos ha demostrado que no era así, que  mientras los demás han tenido que asumir sus riesgos y sus provisiones en sus respectivos países la entidad afectada lo hizo en un regulador que vivía en un mundo de fantasía.

Mi conclusión es clara, no deberíamos de meter ni un euro en ninguna entidad financiera de ese país que se implante aquí al no ofrecernos garantía ninguna como cualquier chiringuito financiero. Tampoco en ningún producto o fondo que invierta en entidades bancarias de ese país, productos que ya han sido vendidos en España y que también han sido afectados por la decisión unilateral. Mucho menos debería de ser indemnizado ni garantizado ningún ahorro a un ciudadano islandés, pues el resto de ciudadanos de otros países son igual de dignos.

+ Info: Expansión.com – Islandia rechaza la ley para indemnizar a los ahorradores de Icesave.

Un comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, como casi todas, y la ley nos obliga a avisarte. Si continúas navegando estarás dando tu consentimiento a la política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR