Fusión “virtual” entre Caja Guadalajara y CajaSol.

CajaSol y Caja Guadalajara han recurrido a la fusión “virtual”, o SIP (Sistema Institucional de Protección), para optimizar sus recursos, centralizar políticas financieras y de riesgo, integrar negocios y acudir conjuntamente a los mercados internacionales, dotándolo de mayor estabilidad. O eso dicen.

Este modelo, que ya ha usado Caja Navarra y Caja Canarias, está surgiendo como una nueva opción que reforzaría los balances de muchas entidades aunque tampoco salvaría lo empantanadas ni los agujeros negros que suponen la política de otras. Supongo que si los agentes implicados consideran mantenerla a muy largo plazo intentarán repartirse las zonas de apertura de nuevas oficinas.

La fórmula del SIP además permite mantener la identidad de cada caja y su obra social, lo que elimina de un plumazo ciertas ansias de control de los políticos implicados directa o indirectamente en cada entidad, permitiendo así facilitar la fusión “virtual” de agentes de diferentes comunidades autónomas. Por poner un ejemplo, los administradores de Caja Castilla-La Mancha podrían haber tomado las mismas nefastas decisiones por las que la llevaron a la quiebra (incluso más si con esto se hubiera limpiado un poco el balance), sobre los que trístemente no se han exigido responsabilidad ninguna a día de hoy.

Sin comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, como casi todas, y la ley nos obliga a avisarte. Si continúas navegando estarás dando tu consentimiento a la política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR